La formación
Imagen
La formación
   
TAKUSAN EDICIONES
Presentación
DIRCE
Datos Empresa
Organigrama
La comunicación
La motivación
La cooperación
La formación
Servicio clientes
Guía de acogida
Web de interés
La formación de los trabajadores en la empresa

8.1 Introducción

En este apartado, estudiaremos la formación de los trabajadores en la empresa. Definiremos la formación, los tipos que hay, los objetivos que tiene, como se organiza y sus recursos. También explicaremos el plan de formación, el análisis de los candidatos para trabajar en la empresa, los métodos para mejorar la empresa, sus medios y recursos, la evaluación y la temporización.
Para acabar, con lo estudiado, aplicaremos esta teoría a nuestra propia empresa.

8.2 Marco teórico

Definimos formación de una forma específica como el conjunto de acciones formativas capaz de llevar a los trabajadores a asumir con competencia sus funciones actuales o aquellas que le serán confiadas en el presente o futuro de la empresa.
Por otro lado la definición global de formación es la realización de programas frente al cambio de la economía.

Hay 3 tipos de formación:

•Educación y formación.
•Formación profesional
•Formación de cuadros (directivos).

A continuación, explicaremos cada uno de los tipos de formación.

Educación y formación

Para desarrollarse en un puesto de trabajo, se requieren conocimientos, habilidades y comportamientos específicos, mientras que la educación abarca la adquisición de una cultura que permita al trabajador tomar posiciones ante los acontecimientos que hay en su entorno e incluso llegar a manipularlos personalmente.
Por lo tanto, el proceso de educación, es diferente para cada sociedad y se realiza mediante la socialización.

Formación profesional

Los trabajadores, a lo largo de su vida laboral, se ven obligados a reorientar y perfeccionar sus conocimientos y habilidades técnicas que les capaciten y permitan la promoción profesional dentro o fuera de su propia empresa. Este proceso de reajuste profesional se realiza por medio de centros de formación profesional, propios de la empresa o exteriores a la misma.

Formación de cuadros

La formación de los cuadros o mandos abarca las programaciones dirigidas al personal con funciones gerenciales en alguno de los niveles jerárquicos. Su objetivo consiste en dotar de técnicas de gestión que permiten mejorar el personal, el marketing, la administración, la planificación, la innovación tecnológica y la solución de problemas. Dentro de este tipo de formación, se impone mencionar, el llamado Desarrollo Organizacional, es decir un proceso de mejora sistemática de toda la organización a partir de los ejecutivos y que les lleve a planificar el cambio estructural, cultural y de gestión de la empresa.
En un programa para cuadros, el 52% del mismo debe tratar de los Recursos Humanos y comportamientos organizacionales, el 17% de técnicas administrativas, el 14% de la gestión general, el 6% de seguridad, el 4% de programas funcionales, el 4% de relaciones laborales y el 3% de idiomas.
Los diferentes tipos y programas de formación facilitan la transmisión de técnicas y habilidades durante el período de trabajo, de tal manera que la empresa adquiera una mayor capacidad de adaptación en una situación cambiante, gracias a los nuevos modos de comportamiento de los trabajadores, evitando el desfase entre las personas y las estructuras que, en muchos casos, originan situaciones conflictivas y disfuncionales.
La influencia de la formación en la empresa será el resultado, no de acciones puntuales, sino más bien, de un proceso o conjunto sistemático que integre los tipos de formación, los objetivos de las empresas, los trabajadores y consumidores y el resto de agentes empresariales.


8.2.1 Visión sistemática del plan de formación

Para asegurar la racionalidad de la formación es necesario concebirla como un plan o proceso integrado por los componentes interrelacionados de la formación en la empresa. (cuadro)


8.2.2 Los objetivos a conseguir

Desde la lógica de la empresa, es indispensable la prevención de los resultados a conseguir que justifiquen la inversión monetaria y que forman parte del presupuesto anual. Este primer elemento del sistema determina y condiciona el proceso organizativo con los programas de contenidos, los métodos y los recursos, tanto humanos como materiales. Sin embargo, hay que reconocer que en estos resultados hay objetivos que pueden cuantificarse, como son las habilidades y técnicas, la calidad de los productos, la reducción del ausentismo, etc. Pero hay otros resultados que no son cuantificables por ser, sino indirectamente, como es el caso de la mejora del comportamiento, la integración en la empresa, la confianza en sí, etc.


8.2.3 El proceso organizativo

El segundo elemento a tener en cuenta es el proceso organizativo que constituye el núcleo del sistema el coincidir en él todos los participantes del proceso de formación, los empleadores, los empleados y los formadores dentro de un contexto participativo, sin el cual los resultados pueden verse afectados con perjuicio para toda la empresa.
El proceso de formación varía de una empresa a otra en función de su número de trabajadores, del sector de producción, del tipo de bienes o servicios que oferte y especialmente de la política de gestión de recursos humanos y de la cultura empresarial elegida. Puede tener como objetivo la realización de acciones formativas puntuales para resolver algunas carencias inmediatas o bien puede pretender la implantación de un sistema coherente y permanente que responda a las exigencias de los cambios permanentes de la empresa en el presente y en el futuro y que permite a los trabajadores, en todos los niveles jerárquicos, responder a todos los retos profesionales y personales que se les presente a lo largo de la vida profesional .
El responsable de formación ha de saber discernir qué método o combinación de métodos han de utilizarse para conseguir los objetivos previstos. En la actualidad, han de fomentarse aquellos que implican la participación de los trabajadores en su propia formación, como son los métodos activos y los integrados en el trabajo con sus técnicas apropiadas.
A nivel de técnicas, ha de evitarse el mimetismo, e intentarse reconstruir o recrear las técnicas propias que respondan eficazmente a las necesidades del propio plan de formación.


8.2.4 Recursos

Los recursos son todos aquellos elementos que hacen posible la realización con éxito del plan de formación. Están formados por:

•Recursos humanos.
•Recursos materiales.
•Recursos tecnológicos.

A continuación, explicaremos con más detalle cada uno d estos recursos:


- Recursos humanos. Estos deben estar previstos para participar en las actividades de formación de forma activa y creadora.


- Recursos materiales. Son los necesarios para la empresa, como por ejemplo el presupuesto, el tiempo y horarios, las clases, los soportes audiovisuales informáticos, técnicos y el resto de materiales didácticos.


- Recursos tecnológicos. La empresa tiene necesidades inmediatas de superarse por parte del personal y de la organización para mejorar la calidad laboral y empresarial según los objetivos previstos.


8.2.5 La retroalimentación

La retroalimentación trata de recuperar la información necesaria sobre el nivel de consecución de los objetivos o resultados previstos y que permiten justificar racionalmente la inversión que la empresa ha realizado.
Este proceso constituye una etapa fundamental, tanto desde el punto de vista pedagógico, porque el conocimiento de los resultados obtenidos motiva a los propios formados, como desde el punto de vista empresarial, que refuerza a la dirección en la inversión de nuevos recursos y esfuerzos en la formación.
Técnicamente, la retroalimentación realizada tres o cuatro meses después de la actividad, permite saber el nivel de transferencias técnicas transferidas al puesto de trabajo que constituyen el objetivo último de la formación.


8.2.6 Esquema de un plan de formación

A título indicativo y esquemático, se propone el esquema de un plan de formación que, en la práctica, exige un período mínimo de 3 años, ya que limitarlo a un año significaría reducirlo a una acción puntual que frenaría la vida de la empresa y crearía disfunciones y problemas sociales.

Un plan de formación se compone de una serie de acciones formativas en función de los objetivos previstos por la empresa y se estructura de las etapas siguientes:

1. Diagnóstico de necesidades y formulación de los objetivos.

2. Concreción de las prioridades

3. Elaboración de los contenidos

4. Elección de los métodos y técnicas pedagógicas

5. Fijación del tiempo y del calendario

6. Presupuesto

7. Elaboración de las listas de trabajadores

8. Sistema de evaluación cualitativa y cuantitativa

El diseño y desarrollo de este esquema exige la presencia de un responsable de formación experto en pedagogía empresarial y del apoyo de un servicio o centro de formación.


8.3 Aplicación práctica

Los trabajadores son una parte muy importante en una empresa, por lo tanto, deben tener una buena formación.

Nuestro plan de formación se basará en exigir unas determinadas características a nuestros trabajadores a la hora de contratarlos. Takusan Ediciones necesita una cantidad de idiomas a la hora de trabajar. En esta empresa lo más importante es tener un buen nivel de idiomas tanto escritos como hablados, ya que la empresa en sí, se basa en eso. Por lo tanto exigiremos mucho al contratar a un nuevo trabajador y será complicado entrar a trabajar en nuestra empresa.

Todo plan de formación tiene sus objetivos. Los objetivos de nuestra empresa se basan en el conocimiento, las habilidades y la actitud. Necesitamos trabajadores con conocimientos específicos, como por ejemplo tener un buen nivel de idiomas y conocer el máximo número de idiomas posible, ya que nuestra empresa se basa en la traducción de libros, documentos, etc. Por otro lado, necesitamos que conozcan idiomas pero que los dominen a la perfección, es decir, tengan habilidad con el idioma que saben. Y finalmente otro objetivo de nuestra empresa es tener una buena actitud, ya que esto nos dará una buena imagen a la hora de tratar con los clientes.

Los contenidos temáticos serán relacionados con los idiomas. En esta formación dentro de la empresa, intentaremos mejorar más aún los idiomas de los trabajadores y daremos una clase de consejos a la hora de tratar con los clientes, para así mejorar su actitud y dar una buena imagen a las personas exteriores a la empresa.
Al elegir a los candidatos para trabajar en nuestra empresa y recibir una formación pediremos un nivel de estudios alto, ya que esto hará que estén preparados para recibir esta formación y absorban el contenido con más facilidad. Esta formación la recibirán las personas con menos cargo en la empresa y que tengan un puesto fijo y de mínimo 3 años de experiencia el puesto, ya que así tendrán la oportunidad de ascender y tendrán más motivación a la hora de trabajar y recibir esta formación. Por otro lado, la edad a la hora de dar la formación no nos importa ya que todos deben tener las mismas posibilidades y oportunidades, pero por otra parte, a la hora de entrar en la empresa, la edad será alta ya que para tener un buen nivel de idiomas deben tener unos años de experiencia y estudios.

Un método activo que utilizaremos serán las reuniones cada equis tiempo para mejorar el trabajo colectivo e individual, ya que si no hay problemas dentro de la empresa a la hora de trabajar, el rendimiento de los trabajadores será mucho más positivo y la motivación que tendrán para trabajar crecerá.
Los medios y recursos que utilizaremos serán los ordenadores y una biblioteca con todo tipo de ayudas referentes a idiomas y culturas. También dispondremos de un lugar de trabajo cómodo y tranquilo para facilitar el trabajo de la empresa.
A la hora de evaluar el trabajo de la empresa, tendremos en cuenta si se consiguen los objetivos que tenemos y haremos un seguimiento de la formación de los trabajadores para saber si ésta funciona y si aplican lo aprendido a su trabajo diario.
La formación se hará a tiempos cortos y muy repartidos, para evitar el cansancio y el exceso de horas. Los trabajadores también dispondrán de descansos entre horas para hacer el trabajo más ameno y tener un tiempo para ellos. Así conseguiremos más motivación en los trabajadores.


8.4 Conclusiones

Realizar un buen plan de formación para la empresa es muy importante, ya que motiva al trabajador a la hora de poder ascender en la empresa y aporta conocimientos a las personas que trabajan en ella.
Por otro lado, con un plan de formación, existe una preocupación por el trabajador, que se sentirá más motivado y más relacionado con los distintos trabajadores de cada puesto de trabajo.
Imagen